lunes, junio 06, 2011

Sara Esther Pereyra, futura estrella del karate dominicano.


DOMINGO HERNANDEZ…Cuando Sara Esther Pereyra Vargas decidió integrarse a la práctica del karate, jamás pensó que con el paso del tiempo se convertirìa en una sòlida promesa y futura estrella de este deporte.
Su incursión a una de las artes marciales màs practicadas en el paìs, obedeciò a la influencia que tuvo en ella el hecho de que su padre, Alejandro Pereyra, para entonces tambièn la practicaba, y en interés de utilizarla como complemento a la práctica de otras disciplinas que, como el fútbol, formaban parte de sus entrenamientos cotidianos.

No obstante, a su llegada a la escuela Inoue-ha Karate Center -localizada en Los Jardines Metropolitanos, en esta ciudad-, en agosto del 2008, y en la medida en que fueron pasando los días, su entrenador, el maestro Julio Martínez, se fue dando cuenta de que la niña, nacida en Santiago el 20 de septiembre de 1997 procreada por Pereyra y Kathy Vargas, tenìa cualidades innatas para el karate.

Comprende entonces que sólo habìa que pulir ese potencial para que Sara Esther comenzara a desarrollarse, a descollar y obtener resultados positivos tan pronto comenzara a competir de manera formal.

Y prácticamente de inmediato, conforme atestigua su progenitor, los frutos no se hicieron esperar y Sara Esther comenzó a ganar combates, a ascender dentro de su estilo -el Inoue-ha Shito-Ryu Keisin-kai-y a conquistar lauros en cuantos torneos ha participado.

Campeona Panamericana

Sara Esther forma parte de la selección nacional juvenil femenina y desde el 2010 hasta la fecha, su actuación en los diversos certàmenes en los que ha visto acciòn, ha sido sobresaliente.

Por ejemplo, conquistò la medalla de oro en el XXI Campeonato Panamericano de Karate Juvenil, celebrado en Montreal, Canadá, en la modalidad de kata, que es su fuerte, y en donde participaron atletas de 22 paìses.

Previamente, había ganado oro en el Séptimo Campeonato Panamericano SKIF 2010, tambièn en kata, en donde igualmente alcanzò el tercer lugar en kumite, escenificado en Bàvaro.

Asimismo, obtuvo la presea dorada en el clasificatorio Nacional Juvenil, en Santiago;Campeonato Distrital Invitacional Angel Acosta, en el Distrito Nacional; y posteriormente, Campeonato Intercontinental Inoue-ha Shito-Ryu, en Miami, Florida y el clasificatorio Nacional, en San Juan de la Maguana.

Oro en el Centroamericano y del Caribe

A ello se une, la conquista del oro en Campeonato Centroamericano y del Caribe Junior 2011, que tuvo como escenario la isla de Barbados; primero lugar en el Campeonato Cadete Juvenil y el primer puesto en el Clasificatorio Nacional Juvenil, que se hizo en San Juan de la Maguana.

En el 2009, Sara Esther, quien actualmente apenas cuenta con 13 años de edad, fue escogida Atleta del Año Junior de Santiago. Recién este año fue premiada de nuevo como la mejor del 2010.

Créditos

Para Alejandro Pereyra, su padre, la materialización de estos logros obedecen a la dedicaciòn de su maestro, Julio Martìnez, pero observa que tambièn hay que dar crédito a la disciplina,entrega y talento de Sara Esther.

“Ella cada día, después de salir de la escuela -cursa el séptimo grado en el Colegio Santiago Christian School-llega al gimnasio a dar toda su energìa, procurando siempre dar lo mejor de si”, expone Pereyra sobre su hija.

Añade, que la infante, quien es cinturón verde punta blanco, sexto grado Kyu en Shito-Ryu, entrena los sábados de cinco a seis horas, lo mismo que en verano, durante las vacaciones, período en el que practica entre seis y ocho horas diarias.

Sara Esther dice estar agradecida del karate, pues entiende que además de las satisfacciones que le ha dado en lo competitivo, ha contribuido a que sea màs disciplinada,a estar màs concentrada y relajada y a tomar mejores decisiones.

“Y aunque siempre he sido buena estudiante, me ha ayudado a mantener la concentración y a obtener mejores notas en el colegio”, expone.

Próximo compromiso

Su próximo compromiso será en Brasil, en un Panamericano a celebrarse entre los meses de agosto y septiembre, y desde ya se prepara con ahínco en aras de ganar de nuevo el oro.

Este evento será clasificatorio para el Mundial de Karate que tendrà lugar en octubre en Malasia y, a juzgar por el maestro Martìnez, tanto Sara Esther como José Miguel Diná, que compite en la categoría de 16-17 años, se constituyen en grandes esperanzas para conquistar oro, en caso de asistir a esta exigente cita, como se espera.

A juicio de Martínez, la dedicaciòn y la clase de Sara Esther la llevará a convertirse en una estrella del karate dominicano.

“Ella y Diná tienen todas las condiciones, es cuestión de seguir trabajando con ellos, puliéndolos y fogueándolos y luego se verán los frutos que, de hecho, ya comienzan a verse”, establece Martínez, quien dicho sea de paso, agradeció al presidente de la Cámara de Diputados Abel Martínez el apoyo ofrecido para la preparación de Sara Esther y al presidente de la Federación de Karate, José Luis Ramírez, el haberle entregado la selección nacional para que la entrene.

Observa al respecto, que la preparación de estos atletas, así como los viajes al exterior resultan costosos, razòn por la que necesitan de patrocinio, del respaldo econòmico de empresarios y personas sensibles en aras de poder entrenarse adecuadamente.

Y, para volver con Sara Esther, señala que ha tenido el honor de haber hecho más de 10 campeones del mundo, y garantiza que esta jovencita “de concentración, precisión y agresividad admirables”, será la próxima.

Sara Esther, de su lado, confía en que “con Dios delante, el apoyo de mi maestro y de mis padres, no los defraudaré, y seguiré por la senda del triunfo”.

No hay comentarios: